Lloviendo diamantes

Lloviendo diamantes

Increíblemente, se sospecha que en la atmósfera de Neptuno y Urano están lloviendo diamantes ¡!Sí, lloviendo diamantes!¡ Ya sabemos cuál debería ser el destino de la próxima misión espacial.

Si eres amante de las gemas, joyas y minerales preciosos, estarás de acuerdo que no hay joya más exclusiva y codiciada que un hermoso diamante, pero, ¿qué los hace tan especiales? Aprenderemos algunas características de los diamantes que los hacen irresistibles.

Si piensas comprar un diamante debes saber cuáles son las características de los diamantes genuinos. Es verdad que no serás un experto de la noche a la mañana, pero tendrás que estar seguro de que harás la elección correcta y que no te tomarán el pelo.

Lo que debes saber

Las características de los diamantes que los expertos tienen en cuenta a la hora de valorarlos son los quilates, el color, la pureza y el corte o tallado.

Los quilates

Los quilates no son otra cosa que el peso del diamante. Un quilate es el equivalente a 0,20 gramos y los que son inferiores a un quilate se miden en centésimas de quilate, de manera que, mientras más grande sea el diamante que escojas, más tendrás que desembolsillar.

El color

El color de los diamantes también determina su valor, mientras más claro o traslúcido sea, tendrá más valor. Por el contrario, si su color es más amarillo, existe una escala de colores que establecida por la GIA que utiliza el abecedario como patrón.

Dentro de esta escala, se descarta la A, B y C.

D a la F son los más puros

G a la J son casi incoloras

K a la M son ligeramente amarillos

De la N a la Z son más y más amarillos, así que esto impacta en su valor.

La pureza

La pureza del diamante será determinada por la ausencia de impurezas en su interior. Hay un estándar para buscar las impurezas en el diamante.

Se trata de 10 aumentos. Si se siguen percibiendo impurezas al aumentar el número de aumentos estas se pueden descartar, claro que los más puros son los que no tienen impurezas y se les llama FL (flawless), a estos le siguen VVS1 y VVS2 (very very small inclusions),  luego vienen los VS1 y VS2 (very small inclusions), después se los clasifican como SI1 y SI2 (small inclusions) y finalmente I1, I2 y los I3 (imperfect).

El tallado

Finalmente, después de haber pasado todas las pruebas, el tallado es la última de las características de los diamantes que los expertos consideran.

Se miden dos aspectos fundamentales: la calidad de la talla y la forma de los diamantes.

La calidad de la talla es un asunto importante pues, en base a la talla el diamante tendrá más o menos brillo.

La forma del diamante debe ser lo más simétrica y bien proporcionada posible.

Debes tener presente que estas son las características de los diamantes que oficialmente se utilizan para determinar su valor, así sabrás si el valor que pagarás por una auténtica joya. De todos modos, lo más idóneo es confiar en un proveedor de diamantes reconocido y de categoría para no correr riesgos.

Luego de cubrir todos los detalles, podrás comprar el diamante que se ajuste a tu gusto y presupuesto. ¡Tú lo vales!

Claro, si quieres el mejor diamante o alguno de los más exclusivos, asegúrate de contar con una importante fortuna; aquí verás como un diamante color «D» se vendió por 34 millones de dólares.

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

C/ Volta, 186, 08224, Terrassa (Barcelona)