Tipos de oro según su color

Hasta hace unos años cuando hablábamos de oro nos referíamos sin lugar a dudas al oro amarillo y es que, aunque existen diversos tipos de oro, no era frecuente usar oro de colores distintos en joyería. Sin embargo, de un tiempo a esta parte se han popularizado tanto el oro blanco como el oro rosa.

El oro es uno de los metales preciosos más nobles que existen ya que es altamente resistente a la corrosión. Se trata de un metal blando cuyo color originario es el amarillo. Tradicionalmente el oro se ha usado en la joyería y también para acuñar monedas, pero dada su gran conductividad en los últimos años ha crecido su demanda en el sector de la tecnología.

En realidad tanto el oro amarillo como el oro blanco y el oro rosa son lo mismo. Tienen la misma composición y las mismas cualidades, el cambio de color se debe únicamente a la mezcla del oro con otros metales.

En el caso del oro amarillo, el oro está mezclado con cobre y plata, manteniendo su color amarillo original. Por el contrario, el oro blanco nace de la mezcla entre el oro, el platino, el zinc y en níquel. La pieza suele ir además recubierta de rodio para darle ese acabado espejo que es tan característico del oro blanco.

El oro rosa se obtiene mezclando oro fino con plata fina (menos cantidad que para obtener oro amarillo) y cobre en una proporción mayor a la utilizada para obtener oro amarillo. El oro rosa ha alcanzado una gran popularidad en los últimos años y es muy usado en joyería de alta gama.

Pero existen además otros tipos de oro que no es tan habitual ver en joyería. El oro verde por ejemplo, que se obtiene mezclando oro con plata; el oro azul para el que es necesario combinar oro y hierro o el oro gris, que surge de una aleación entre oro y níquel. Existe además el oro rojo, producto de la unión entre oro y cobre.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

C/ Volta, 186, 08224, Terrassa (Barcelona)